dijous, 20 de novembre de 2008

RESOLUCIÓN SOBRE REFUNDACIÓN








UN PROCESO CONSTITUYENTE

PARA LA REFUNDACION DE IZQUIERDA UNIDA.

Introducción

Nosotros y nosotras, delegados y delegadas a la IX Asamblea Federal, afirmamos que Izquierda Unida ha de cambiar, porque ha llegado, al fin de una etapa política. Pero no ha llegado a ningún fin de proyecto.

En los acuerdos políticos y organizativos de esta Asamblea, hemos caracterizado qué tiempo nos ha tocado vivir, hemos analizado cuan necesario y posible es otro mundo. En ese marco, esa es la razón de ser de nuestra propuesta de Refundación y proceso constituyente: volver a hacer creíble y necesaria una propuesta de izquierda anticapitalista, alternativa y transformadora.

Creemos firmemente que la crisis política, orgánica y electoral de IU, no es la crisis de los valores que pretendemos defender ni de los objetivos estratégicos que quisiéramos alcanzar.

No tenemos dudas de la existencia de un espacio político propio y viable para la izquierda alternativa. Tampoco tenemos duda de que ese espacio exige de una representación genuina.

Pero a la vez, somos conscientes de que es necesario introducir cambios profundos en nuestra manera de hacer, en nuestra organización y en nuestra manera de relacionarnos con los sectores a los que decimos representar.

*
1. AFRONTAR EL PROCESO DE REFUNDACION CON VOLUNTAD DE CONSTITUYENTE.

Partiendo de esta base, IU tiene la necesidad de dar por cerrado el ciclo político que inició con su propia Acta fundacional e iniciar un nuevo proceso de convergencia social y política que culmine en su propia refundación. No debemos pensar en qué hacer para que los que son como nosotros/as, vengan a nosotros, sino qué debemos preocuparnos de cómo hacer para llegar a ellos/as.

La manera más adecuada de impulsar esta reflexión y estos cambios en profundidad, es afrontar un proceso de refundación de IU que culmine en una Asamblea Constituyente en el plazo de 18 meses

Lógicamente, sería irresponsable, amén de ineficaz, entender este proceso de refundación como una huida hacia delante carente de orientación. No puede estar en cuestión quienes somos ni por qué sociedad luchamos.

De la misma manera, sería fraudulento que esta IX Asamblea Federal diera respuesta a todas las preguntas y convirtiera el proceso de refundación en una formalidad o en una operación de marketing. Tampoco se trata de quedarse en un mero debate terminológico.

Por tanto, son objetivos claves de esta IX Asamblea Federal, orientar políticamente (sin cerrarlo) el proceso de refundación y elegir una dirección que conduzca este proceso con eficacia y lealtad a lo acordado

Esta refundación, tampoco tiene como objetivo la mera supervivencia de un determinado espacio político. Al contrario, el objetivo central de la refundación de IU es convertirnos en una organización con propuestas útiles y viables para la transformación social y para la mejora de las condiciones objetivas de vida de las clases populares en la perspectiva de la superación del sistema económico capitalista en un sentido socialista.

Esta Refundación sólo es posible desde un previo compromiso colectivo para poner en marcha los mecanismos políticos y las actitudes de una nueva práctica militante y de vivir la pluralidad como un valor en sí mismo en el sentido de lo que debe ser un Movimiento Politico y Social, y hacerlo también desde una llamada a la responsabilidad y a la aceptación sin límites de unas reglas de juego democráticas y del resultado que del debate surja.

Decimos sí a que esta Asamblea Federal no debe ser el final del proceso de reconstrucción de Izquierda Unida que planteamos, sino que debería convertirse en el inicio del mismo. En el inicio del proceso refundador de la izquierda transformadora que IU aspira a representar. Debe, por tanto, ser un proceso de unidad y cohesión, comprometiéndonos a crear un nuevo clima de trabajo basado en el qué hacer, en la confianza y lealtad mutua entre todos, militantes, federaciones, organizaciones y dirigentes.

Afirmamos pues, que sí es necesario un nuevo proceso constituyente en IU. Y que más allá, sí se hace imprescindible una nueva convergencia social y política de la izquierda alternativa en nuestro país.

*
1. ORIENTACION DEL PROCESO DE REFUNDACION: EL GIRO A LA POLITICA

De cuanto antecede queda claro que el proceso de refundación no va alterar lo que son nuestras señas de identidad, nuestro carácter de izquierda anticapitalista y alternativa.

Desde hace 22 años nos reclamamos de lo rojo y de lo verde, nos declaramos feministas, republicanos, federalistas y pacifistas. Y no es para poner en cuestión estos principios para lo que iniciamos un proceso de refundación, sino para profundizar en su significado y encontrar la mejor manera de ser consecuentes con ellos

Dicho de otra manera: el proceso de refundación no va a significar la migración a otro espacio político ni va a suponer arrojar por la borda el patrimonio acumulado durante nuestros veintidós años de existencia.

La refundación de IU ha de ser un proceso al que sean convocados todas aquellas personas, organizaciones y colectivos que compartan sus objetivos y su orientación política. Un proceso abierto de reflexión para la acción, de encuentro y de reencuentro con nuestro entorno social, de construcción, desde abajo, de un gran proyecto de la izquierda anticapitalista y alternativa

* Un proyecto organizado como Movimiento Político y Social, con carácter federal conforme a nuestra concepción del Estado.

* Un proyecto capaz de ocupar y compartir, con eficacia, la totalidad de nuestro espacio político

* Un proyecto con vocación de aglutinar el conjunto de personas y organizaciones que se reclaman de la izquierda anticapitalista y alternativa

* Un proyecto que ya se ha de prefigurar en esta Asamblea y en las próximas elecciones europeas

* Un proyecto de suma, plural en las ideas, pero unido en la acción y en el programa

* Un proyecto que signifique el reencuentro con nuestra base social y con nuestro electorado actual y potencial.

Girar hacia la política significa conectar con los sectores sociales cuyos intereses sociales decimos defender. Significa, también, que el proceso constituyente ha de ser un gran esfuerzo por hacernos cómplices de aquellos a los que decimos representar.

Lo que somos y queremos ser, debemos demostrarlo con nuevas prácticas sociales, políticas e institucionales, nuevas lógicas internas y una nueva visibilidad social e institucional.

Hemos de impulsar la movilización social, contribuir a ampliar las organizaciones sociales y hemos de privilegiar la lucha ideológica, y también hemos de saber desenvolvernos en el conjunto de la sociedad realmente existente e incidir en ella eficazmente, sin subordinarnos a lo “políticamente correcto”.

Las contradicciones sociales ligadas al mundo del trabajo, así como llevar de nuevo la política a los centros de trabajo, han de ocupar un lugar privilegiado en nuestro análisis de la realidad y en nuestra acción política.

No basta con impulsar las políticas sociales. Es necesario poner las condiciones de trabajo, la lucha contra la precariedad, la capacidad de acceso a los bienes básicos como cuestión central de la política, el papel del estado en su capacidad redistributiva y de mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos. Ello nos exige ligar el día a día de trabajadores y trabajadoras a la cuestión política, rompiendo de esta forma la percepción de que la política apenas nada tiene que ver con sus problemas.

Igual ha de suceder con las contradicciones entre nuestro sistema de producción y de consumo y el medio natural. No es solo el problema de la calidad medioambiental; es cuestión de concebir el reencuentro con la naturaleza como un valor social imprescindible para transformar la sociedad y llegar a conseguir un desarrollo basado en la explotación sostenible de los recursos naturales.

III. UNA NUEVA IZQUIERDA UNIDA

La IX Asamblea Federal ha sido un primer momento de reflexión sobre la Refundación de nuestro proyecto. Esta Resolución pretende avanzar algo más, sin cerrar ningún debate. Pero claros también en que nada cambiará si cambian sólo las palabras. Si el resultado de nuestra deliberación asamblearia es que cambia todo en el papel pero nada hacia la sociedad y en la organización, habremos, una vez más, malogrado una oportunidad.

Así pues, para nosotros, los hombres y las mujeres de IU, la Refundación no debe hacerse en clave endogámica, sería un comienzo estéril. Es preceptivo hacer una Convocatoria abierta a colectivos, personas, ex–militantes, etc. para comenzar un proceso en el cual se debatirán y fijarán los ejes, compromisos y características de la nueva IU. La reconstrucción de la alternativa debe asentarse en la más amplia pluralidad (desde la sensibilidad comunista hasta la socialdemócrata de izquierdas, pasando por el republicanismo, el ecologismo, el feminismo y el pacifismo), con un programa claro anticapitalista, de transformaciones y teniendo como referencia europea al Partido de la Izquierda Europea.

En el proceso asambleario de la IX Asamblea Federal se han debatido y desarrollado los puntos y ejes que estructurarán la nueva IU:

1. IU, Movimiento Político y Social Organizado que fija su objetivo en la permanente Construcción de la Alternativa a la sociedad, el Estado, la cultura existente y los valores dominantes. La superación del Capitalismo tendría como proyecto inmediato de trabajo la consecución de los objetivos que ya marcamos en IU: Una sociedad de pleno empleo de calidad. Una economía desde la óptica del desarrollo ecológicamente sostenible. Una protección Social plena. Reparto del trabajo. Etc.

2. IU, izquierda anticapitalista y alternativa. La Izquierda. La aceptación y desarrollo de los derechos humanos, civiles, políticos, sociales y económicos, la asunción en la teoría y en la práctica de otras aportaciones a la causa de la plena emancipación humana es una seña de identidad irrenunciable para cualquier organización que pretenda ser revolucionaria o transformadora. Desde hace muchos años explicitamos que nuestro discurso es rojo, verde y violeta. No sigamos añadiendo adjetivaciones al sustantivo fundamental. Asumamos la historia del movimiento obrero y los nuevos proyectos de emancipación. IU es un proyecto de Izquierda.

3. En IU, democracia radical. Elección de direcciones tras la presentación de un programa del que rendirán cuenta en las sesiones habilitadas para ello. Finanzas claras, transparentes y co-responsables. Militancia efectiva según posibilidades. Reglamentos que fijen con precisión la publicidad de los acuerdos orgánicos hacia la militancia, que regulen el régimen de sesiones, deliberaciones y acuerdos así como la información previa y documentada en cada sesión. Censos transparentes. Primarias, referéndum, apertura de asambleas, movilización real proyectada por los movimientos sociales y por las asambleas de IU que se comportan como movimientos, potenciación de las redes virtuales de participación. Registro de amigos/as y simpatizantes en general que pueden ser convocados a procesos de consulta, elaboración , deliberación y eventual decisión. Una IU con estructuras más sencillas y ágiles. Donde la Democracia y los valores inherentes a la misma constituyen las normas de conducta interna y externa de sus miembros así como las de la organización en todas sus actividades públicas, orgánicas, institucionales, etc.

Por lo tanto, la militancia en IU supone un respeto y unas prácticas acordes a la legalidad estatutaria. El procedimiento, la publicidad del mismo, la transparencia de los censos, el respeto a los acuerdos tomados democrática y reglamentariamente son junto con el respeto a las minorías una manera de actuar consustancial con la organización.

4. IU es una fuerza política de carácter federal. Esta apuesta proviene de nuestra concepción plural del Estado y, por tanto, de la manera de organizarnos para hacer política. Una manera responsable de vivir la diversidad y que busca el consenso, el acuerdo, la atribución clara de competencias, funciones y responsabilidades. La federalidad es un expreso reconocimiento a la diversidad en el marco de una visión compartida de la transformación social.

Establecer en IU, la normalidad y regularidad de las reuniones de coordinadores de federación como medida necesaria de la IU que queremos participada en lo federal.

5. IU fuerza de la izquierda europea. IU es necesaria, entre otras cosas, para que, en el conjunto del Estado, haya una voz clara y firme que presente una alternativa al Tratado de Lisboa y trabaje por la Europa democrática, de los derechos sociales, la solidaridad y la paz. Nuestra apuesta sigue siendo firme para seguir construyendo el Partido de la Izquierda Europea desde la voluntad de converger con el conjunto de la izquierda alternativa europea

6. IU: una organización republicana. Nuestro modelo de estado está unido a la consecución de la III República. IU coloca esta lucha como uno de los elementos centrales de su acción política. La organización debe fijar en su discurso y práctica política su decidida voluntad de que la III República española sea una realidad mediante el acuerdo activo, la participación democrática y la divulgación ciudadana de los valores, ética y contenidos del republicanismo. Nuestro republicanismo no está hecho de nostalgias sino de proyectos para hoy. El desarrollo de esta decisión implica una serie de actuaciones, formas de trabajo y expresiones públicas que sin caer en estridencias gratuitas manifiesten firme, serena e inequívocamente nuestra entidad y nuestra propuesta a la ciudadanía. En consecuencia uno de los trabajos de IU debe ser colaborar y aportar en la puesta en marcha del proceso constituyente de la III República.
7. Una IU soberana. Una Izquierda Unida soberana, avanzando en hacer realidad el principio de una persona un voto. En la que se respete la organicidad y en la que exista un pacto federal que asumen y respetan las diferentes organizaciones que conforman IU.

8. Una Izquierda Unida feminista. Por la centralidad que la liberación de la mujer juega en nuestro ideario, pero, también, por el nuevo rol que queremos jugar las mujeres de IU en adelante. Lo que supone: presencia en la órganos bajo el principio de paridad, política organizativa de tiempos etc..

9. Una IU joven y renovada. Renovar nuestra organización es un imperativo organizativo y, más allá, ya una necesidad imperiosa en muchas asambleas territorios. Los sectores que nos apoyan suelen ser jóvenes .Nuestros votantes, mayoritariamente también. Debemos contaminarnos de esa realidad en las prácticas y organización entre los jóvenes y en lo interno. El proceso de refundación es una ocasión inmejorable para renovar profundamente la organización en su conjunto, así como la realidad de de Federaciones, Asambleas y órganos de dirección.

10. Una Izquierda Unida más útil. Una IU organizada, más movimiento y arraigada para ser más útil Con nuevas formas organizativas abiertas y diversas que faciliten la participación y incorporación de más personas (sindicalistas, profesionales, mundo de la cultura, jóvenes). Una IU organizada en más territorios, pero también, en más sectores.

11. La elaboración colectiva como participación en los programas, apertura de la organización a la realidad extra- orgánica, seguimiento de su cumplimiento y seña de identidad clave de IU, Esta seña de identidad no es sino la aplicación en el marco de lo concreto de la alianza social en torno a objetivos, métodos y valores. Sin que los ciudadanos participen en la elaboración de las soluciones para sus problemas y consigan ganar nuevos derechos, no habrá nunca conciencia de la realidad, sus límites y el papel que la Democracia tiene en el cambio social. La elaboración colectiva es básicamente un mecanismo de participación democrática en las decisiones de IU, es un mecanismo de aportación e intervención en las líneas de actuación de la actividad política y social y también en las políticas a realizar en las instituciones. Las Áreas como un mecanismo de elaboración deben ser organizadas de tal manera que los militantes y dirigentes participen en ellas habitualmente. En las elaboraciones que sobre ellas hemos en IU hay material suficiente para concretar su organización, funciones y participación política.

12. Los Estatutos, nuestra Constitución. Una fuerza política que se pretenda democrática debe guiar sus actuaciones internas y su funcionamiento por el respeto y ejercicio de la legalidad. Estatutos, reglamentos, régimen de sesiones y toma de acuerdos deben ajustarse totalmente a las reglas de juego estatuidas libre y soberanamente por los hombres y mujeres de IU, representados en sus Asambleas. En ese sentido las Comisiones de Garantias adquieren una importancia capital. En absoluto son órganos menores de la vida democrática de Izquierda Unida.

13. Unos censos democráticos para una organización democrática. La etapa de refundación, el proceso constituyente que abordamos debe dar muestras desde el comienzo del máximo de transparencia. Las decisiones que vayamos tomando deben gozar del máximo de legitimidad posible y para eso conviene resolver de manera unitaria y compartida la cuestión de los censos en IU:

* Nueva ficha obligatoria en todas las federaciones según un método y calendario establecido
* Que este proceso se haga adecuándose estrictamente a la legalidad vigente en esta materia
* Para el cumplimiento de esta propuesta el primer Consejo Político establecerá el calendario y la metodología de actuación.

Nuestra pluralidad es una riqueza. Está en nuestro ADN. Pero debemos gestionarla de otra manera, porque no somos un Partido Político. Es por eso que necesitamos una verdadera Carta de funcionamiento interno, un acuerdo político que regule nuestros conflictos y haga de Izquierda Unida una organización atrayente, orientada a la acción, entretenida en los debates que preocupan a la gente y con capacidad de propuestas y de respuestas.

Izquierda Unida sí. Una IU puesta al día con la que comprometemos nuestra militancia y nuestro trabajo.



IV. EL PROCESO DE REFUNDACIÓN.

Los delegados y delgadas a la IX Asamblea Federal de IU instamos a que, en la celebración del primer Consejo Político Federal una ponencia, con representación de las Federaciones, de todos los Partidos y sensibilidades de IU, proponga el método y los temas en los que se deberá profundizar, tanto en lo organizativo (modelo organizativo, apertura , dirección colegiada y colectiva, profundización de la democracia participativa, papel y conformación de las áreas, tratamiento democrático de los censos, etc.), como en los objetivos políticos así como a los sectores a los que dirigirnos para la nueva convergencia social y política a desarrollar en el horizonte del 2011.

Esta Ponencia conformará una propuesta de debate interno y externo, en torno a esa convergencia política y social, el método, los medios para desarrollarlo, los instrumentos organizativos y de comunicación para hacerlo efectivo, así como el apoyo financiero para el mismo.

Este verdadero proceso de apertura de IU, de la salida de su ensimismamiento, esa contaminación positiva con su base social, no es tarea de IU Federal en exclusiva, sino de todas y cada una de sus Federaciones, de sus Asambleas de base y sectoriales y de sus militantes.

Las elecciones europeas del 2009, al calor de las luchas sociales de este tiempo, son un buen momento para avanzar en hacer creíble este proceso de refundación abriendo de par en par Izquierda Unida y desplegar al máximo esa Convocatoria para la Refundación de IU.

En Noviembre del 2009 celebraremos una Conferencia Política, en la que debatiremos junto a las conclusiones del informe de coyuntura-balance de la dirección de IU, el producto del trabajo de la Ponencia creada en el CPF.

En este plazo máximo debemos tener el compromiso de que todas las direcciones surgidas del debate deben responder al principio de renovación de las mismas conforme a lo aprobado en esta Asamblea.

Las conclusiones de esta Conferencia Política, servirán de base para el desarrollo de la Asamblea de la Refundación a celebrar en el primer semestre del 2010, de manera que presentemos al conjunto de la izquierda anticapitalista y alternativa ,una propuesta de acción política y organizativa y un programa para que las elecciones municipales de Junio del 2011 sean la puesta en escena política y, sobre todo social, de la nueva IU.

La ponencia creada en el CPF tratara de implicar a las asambleas locales para que propongan las problemáticas sociales que más importancia tienen en su territorio teniendo en cuenta la potencia movilizadora que puedan tener. La Ponencia tendrá en cuenta los resultados de esta consulta para hacer la propuesta de debates sectoriales y territoriales.

Si la Asamblea se ha iniciado con respuestas por la izquierda ante la crisis del capitalismo, es bueno al finalizarla, tener respuesta para oxigenar el proyecto de IU. Hay que establecer un reto de salto cualitativo de apertura, crecimiento y movilización. Una superación de los problemas internos, para pasar a la fase de crecimiento de un gran movimiento político y social donde el objetivo no son sólo nuestros afiliados/as, nuestros votantes y el conjunto de la izquierda alternativa y sectores populares

Definitivamente, nosotros y nosotras, delegados y delegadas de la IX Asamblea Federal de Izquierda Unida, estamos persuadidos de que una IU anticapitalista y abierta tiene futuro.

3 comentaris:

Anònim ha dit...

¿Son ciertas las presiones de ICV sobre EUiA para imponer un candidato llamazarista de anticomunista, tipo R. Aguilar, Taberna o algún asturiano?
Gracias.

Joan Josep Nuet ha dit...

Vanos por partes, Rosa Agilar, Félix Taberna o los compañeros de Asturias no son anticomunistas. En segundo lugar decir que ICV ni ha ejercido ni ejerce ningún tipo de presión sobre decisiones de IU y EUiA y en concreto ninguna sobre la elección de Coordinador o Coodinadora General. Las informaciones en ese sentido son meras intoxicaciones

Anònim ha dit...

Gracias por la respuesta.
Aunque no estoy de acuerdo con lo de que las personas mencionadas no sean anti-comunistas. Cualquiera de los que militamos en IU lo sabemos perfectamente, y sabemos tbn que tienen como proyecto mutar la naturaleza de IU, tomando como referente un partido verde como es ICV. En eso están, como en Valencia o Asturias.
No reconocerlo abona el terreno para más disputas.