divendres, 4 de juliol de 2008

COMUNICADO DE LA NACIONAL 2



LA MOVILIZACION SOCIAL


Varios dirigentes de izquierda Unida adheridos al denominado grupo de la Nacional II, apuestan por la movilización social y ciudadana para exigir al gobierno de Rodríguez Zapatero medidas y propuestas sociales para afrontar la crisis económica. Según Adolfo Barrena, Coordinador de I.U. en Aragón, "además de nuestra corresponsabilidad con la IX Asamblea Federal de Izquierda Unida que, evidentemente, requiere una parte de nuestro trabajo, seguimos atentos a la agenda social y política y a los problemas y necesidades de la ciudadanía"."Tan evidente es la situación de desaceleración económica que vivimos como que el Gobierno de Zapatero ha girado, con más nitidez a la derecha, señalan desde la Nacional II".
Este grupo de dirigentes de I.U., en el que, junto a Barrena, hay otros como el Senador Joan Josep Nuet, o el portavoz municipal de I.U. en Madrid Angel Pérez, señalan que "la senda elegida por Solbes y Zapatero en el plano económico es la que más se distancia con las necesidades reales de la ciudadanía. Propuestas populistas como las de los cheques-bebé y los 400 € se acompañan, ahora, con otras para la eliminación y rebaja de impuestos a la elite económica de nuestro país y con el incremento de las tarifas eléctricas con privilegios a los grandes consumidores. "No hay una propuesta clara de actuación contra la crisis y acabarán pagándola los de siempre, los trabajadores y trabajadoras y las economías más débiles, afirman desde la Nacional II de Izquierda Unida. Por eso, opinan, "la izquierda social y política deben responder con la movilización y la tensión social. Debemos explicar a la ciudadanía que es cierto que hay una situación de crisis y demandar cambios en las políticas econonómicas pensando en los intereses de la mayoría social, en los intereses de trabajadores y trabajadoras".Consideramos necesario articular el debate, hacer propuestas y empezar a preparar la movilización social que deberá exigir unos presupuestos sociales, medidas estructurales que revitalicen los salarios y dignifiquen la calidad de vida de trabajadores y trabajadoras.
Debemos, igualmente, seguir denunciando el Tratado de Lisboa y continuar explicando que la Europa que están haciendo no es la Europa Social, sino la de los mercaderes. No hay que dejar sin respuesta agresiones a los derechos ciudadanos y laborales como han sido las últimas decisiones conocidas en las que la ampliación de la jornada laboral y el retroceso en política de inmigración culminan una involución en derechos y un modelo europeo que no comparte la izquierda alternativa, internacionalista y solidaria que representan IU y el Partido de la Izquierda Europea (PIE).Finalmente, señala Barrena, "exigimos a Zapatero respeto a la izquierda, respeto a Izquierda Unida, y respeto a quienes dan su voto libre y democrático a Izquierda Unida".