dilluns, 24 d’agost de 2009

VIENA, VIENA, VIENA, VIENA













Observando los vestidos de la Emperatriz Elizabet, su cubertería de plata y los fastos de ese Imperio Austro Húngaro decadente, comprendes perfectamente que fuese asesinada por un anarquista a principios de siglo XX.

Imperial Viena, un palacio a cada paso, sus jardines y sobre todo su cerveza y sabrosas salchichas, cafés y pasteles de manzana

También las pinturas de Klimt, y una colección de pintura de los Países Bajos que me ha impresionado.

JJN

1 comentari:

Iñaki ha dit...

Vaig estar al novembre de 2001 i em va semblar una ciutat meravellosa, de les més maques que he visitat.
La combinació de tranquil·litat, monumentalitat i accesibilitat em va encantar. Et recomano visitar els "habitatges socials Karl Marx" de principis de segle XX...